LILAH, EL JUEGO DEL AUTOCONOCIMIENTO