DARSE CUENTA. LA PUERTA DE LA INTELIGENCIA